Eliminamos de inmediato un malentendido. El título dice italianos pero, cuidado, por italianos me refiero a todos los seres humanos, sin importar la ciudadanía, que vivan, trabajen y paguen impuestos a Italia. Así también me refiero a todos los ciudadanos ecuatorianos que tienen un trabajo, una casa, una familia y el centro de sus intereses a Italia. Centro de sus intereses que tanto interesa a las autoridades del servicio de renas internas italiano Pero solo cuando el estado tiene que tomar, aparentemente. El 6 de mayo de 2020, nuestro inefable ministro Luigi Di Maio le dice, en una entrevista, a Bruno Vespa que estaba esperando la fase 2 para acceder al ECPM (Mecanismo Europeo de Protección Civil), por lo que, dice, ¡será posible actuar con más calma! Lástima que, mientras tanto, muchos italianos y ecuatorianos que residen en nuestro país se hayan quedado atrapados en Ecuador y, ahora, se han terminado los recursos económicos tambien. Pero analicemos los eventos con calma: ¿Cómo actuó la Embajada de Italia en Quito? Simple! En el más puro espíritu burocrático italiano, sazonado por una pizca de incapacidad de comprender empaticamente y por mucho más que una pizca de racismo burocrático, la Embajada de Italia no ha hecho absolutamente nada. Lo siento, no es cierto, una cosa lo ha hecho. ¡Ha cerrado completamente sus actividades!

¡Incluso el número de telefono está suspendido, como también se puede ver en el sitio web de la misma Embajada! Incluso el vuelo extraordinario Neos Air del 28 de abril de 2020, como se indica en un aviso publicado en el sitio web de nuestra altamente activa Embajada, fue “organizado por las Embajadas de acuerdo con la Unidad de Crisis de Farnesina”, parecería, si el italiano no es una opinión , sin ninguna intervención directa de nuestra Embajada. Por supuesto, el anuncio fue publicado el 27 de abril y la salida estaba programada para el 28. Obviamente, no hay información útil para entender cómo acceder al vuel, en el anuncio, como es facil verificar. Por otro lado, el 12 de mayo aparece una publicación en el perfil de Facebook de la Embajada de Italia en Quito que dice: “Las autoridades ecuatorianas nos han informado que se está realizando un vuelo comercial especial con salida el 19 de mayo desde Quito y Guayaquil hacia Milán.

Para obtener más información, comuníquese con la agencia organizadora de vuelos: ” sigue el nombre de la agencia, el correo electrónico y el número de teléfono. No hay indicación del precio, obviamente a cargo del viajero. En cambio, esta es una publicación publicada el 10 de mayo a las 4:14 pm, nuevamente en el perfil de Facebook de nuestra embajada muy activa “15 asientos reservados como prioridad para italianos y residentes en el vuelo especial Quito Frankurt del 16 de mayo. Costo $ 1,190. Si está interesado, proporcione con urgencia sus datos, nombre y pasaporte con una fecha de vencimiento, con un mensaje en la bandeja de entrada para enviarlos a la embajada alemana ” Bueno, ahora está claro. ¡Nuestra embajada es un servicio de secretaría para las embajadas de los países que realmente actuan para repatriar a sus ciudadanos! Recordemos que el Mecanismo Europeo de Protección Civil financia los costos de estos vuelos, definidos como humanitarios si, y solo si, organizados por alguno de los estados miembros, están abiertos a todos los ciudadano europeos.

¡Es por eso que la embajada Alemana contacta a las otras embajadas europeas! Grupos de italianos y ecuatorianos en Facebook, que necesitan regresar, solicitan una respuesta y esta es una de las que publica nuestra Embajada: “forse non ci siamo capiti: l’Italia non ha una compagnia area che fa la rotta Roma Quito come hanno la Francia e la Spagna…se vengono e’ perche’ riescono a coprire a coprire, altrimenti no” Me Permíta estimada Embajadora Caterina Bertolini: sería su tarea tomar medidas para organizar vuelos de regreso, sería su trabajo solicitar un vuelo de Alitalia o Neos Air (les recuerdo que son compañías italianas y al menos una ha recibido cientos de millones de dinero público, es crónica) desde Roma o Milán hasta Quito y Guayaquil, sería su tarea presionar al Ministro de Relaciones Exteriores para que tomara medidas al usar el ECPM, sería su tarea contactar al menos a los ciudadanos italianos presentes en Ecuador, incluso para averiguar si necesitaban ayuda, sería su Tarea PRETENDER que el ejército italiano use uno de sus aviones, pagado por todos los que trabajan en Italia, incluidos los ecuatorianos, para repatriar a todos, ¡incluso si toma cien vuelos! Estimada Embajadora Caterina Bertolini, ¡no me diga que la embajada no puede contactar a los italianos que residen en Ecuador si no lo hacen directamente ellos! ¿Sabes que hay correos electrónicos, que tienes el número de teléfono de casi todos y que tienes la dirección de su domicilio ?

Pero ya, mil disculpas, son los subditos italianos los que deben participar activamente en las solicitudes, no es el estado el que proporciona. Aquí el estado se ve solo cuando tiene que cobrar, muy poco cuando tiene que pagar. De hecho, nuestro inefable ministro de Asuntos Exteriores, Luigi di Maio, se permite decir que, en la fase dos, por lo tanto a partir del 4 de mayo, se sentirá más cómodo al planificar el acceso al mecanismo europeo que (¿pero, realmente?) también permitirá mantener los precios bajos. ¿Soy demasiado “travieso” si creo que unos cientos de miles de ciudadanos y trabajadores abandonados en el extranjero NO podrán acceder a la ayuda del decreto de Cura Italia y las que se otorgarán con los próximos decretos (si se decretan, tenía que ser el Decreto de abril y luego de mayo y finalmente, hoy es el 13 de mayo, Decreto de relanzamiento) por qué no pueden producir los documentos “necesarios” o, más trivialmente, recibir el pin INPS? ¿O es realmente solo un problema de “conveniencia” de las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores? Mientras tanto, ¿saben quién está actuando de todas las formas que están permitidas para facilitar el regreso de los ciudadanos italianos y ecuatorianos?

 ¡La diputada Esther Cuesta, antes conocida como Cónsul General del Ecuador en Génova, diputada al Parlamento ecuatoriano por la circunscripción extranjera que incluye a Europa! El 6 de mayo, participó en una transmisión en vivo en Facebook, organizada por la revista Revista Vision Latina, que tuvo como hilo conductor la situación de aquellos trabajadores alejados de sus vidas. Bueno, es la única autoridad que ha expresado públicamente su opinión, su pensamiento y dado cuenta de lo que está haciendo, de cómo está actuando. Y, como la persona transparente que siempre se ha mostrado, deja en claro que, gracias a su buena relación con nuestra Embajadora, la insta a buscar una solución. Sin gran éxito, agrego yo. ¡Queridos italianos y trabajadores extranjeros, varados en el exterior, cuenten solo con su fortaleza, con la fortaleza de sus famillias, que sigue siendo la única certeza no solo en tiempos de Covid-19, este es el mensaje de las autoridades italianas ! ¡Y no agradezca al Estado italiano si, ocasionalmente, logra hacer algo por usted! Es su deber, le pagamos por hacerlo siempre, no solo ocasionalmente.

 

(Foto Tullio Crali, Acrobazie in cielo)

Torna alla Home Page di Estreme Conseguenze

Clicca qui per iscriverti al gruppo Whatsapp di Estreme Conseguenze

Clicca qui per iscriverti al canale Telegram di Estreme Conseguenze

Condividi questo articolo:
Giovanni Valentino Barnini, toscano nato a Milano, da quasi 7 anni cittadino Ecuadoriano. Da più lustri di quanti mi piaccia ricordare sono Consulente di Direzione d'azienda e Lead Auditor per sistemi di gestione della qualità, ambientali e etici. Ho avuto la fortuna di poter insegnare in Italia e in Ecuador realizzando cosi un grande sogno, cioè trasmettere un punto di vista sulla realtà. Ho anche un grande difetto. Non riesco a stare fermo, considero il pianeta come la mia casa.

Commenta con Facebook