Hace unos días publiqué un artículo sobre la ley económica del 15 de mayo, aprobado por la Asamblea ecuatoriana con la única oposición de los diputados “correistas”.

En esencia, dije que los trabajadores ecuatorianos se convirtieron en esclavos “ope legis”.

Ya lo saben ustedes, me expreso con el sentimiento, incluso si busco y estudio los datos, los analizo y busco la confirmación de los mismos. Luego los “traduzco” en sentimiento, en vehemente y sangrienta protesta.

Pero experimenté una rápida transformación de mi país de ser un pais de el tercer mundo, hasta ser un pais que bien podria llamarse la Suiza de América del Sur, no puedo olvidarlo.

No puedo olvidar que vi a los ciudadanos quemar la basura en las esquinas porque no había servicio de recolección, que vi avenidas “decoradas” con guirnaldas de cables eléctricos peligrosos colgados a palos de madera en mal estado y carros que deberían haber sido demolidos, usados a diario.

Tampoco puedo olvidar que las calles de tierra del sur de Guayaquil fueron teatro de los actos de delincuencia de las pandillas, que las carreteras fueron un desastre en todos los aspectos, que los mosquitos transportaron el dengue por todo Guayaquil y que los centros comerciales eran, de hecho, reservados para los ricos.

Pero no puedo olvidar cuánto ha cambiado Ecuador en poco tiempo.

El sur de Guayaquil, embellecido y con todas la calles pavimentadas, la nueva carretera que conecta el nuevo aeropuerto de Tarabela a Quito, que incluye un viaducto muy moderno, que es comparable a una carretera europea, los festones de cables eléctricos desaparecidos, reemplazados por un sistema de distribución de energía mucho más moderno, autos nuevos que pueblan las calles de la ciudad, centros comerciales finalmente accesibles para todos, el servicio de recolección de basura, anunciado por una pieza de música que encontré tan molesta y que ahora que vivo en Italia la extraño mucho, los servicios del municipio que llevaban a cabo la desinfección contra los mosquitos.

Fueron necesarios diez años para lograr todo esto y seguimos mejorando, con constancia y firmeza.

Incluso el delito de robo a la calle casi había desaparecido, las personas tenían trabajo, bien pagado y ya no necesitaban robar para alimentar a sus hijos, personas que limpiaban las aceras frente a la casa todos los días, una acera que ni siquiera existía antes, todo Esto está desapareciendo de nuevo.

Los drobos en la calle regresan porque regresan el desempleo y el hambre. El dengue ha vuelto, porque ya nadie desinfecta. La basura vuelve a las calles porque el servicio de recolección funciona mal y mal. Pero lo peor de todo es que Ecuador se está convirtiendo en un barril de polvo social.

¿Cuál es la situación política ahora?

Ya he escrito mucho sobre las fechorías del gobierno de Moreno, pero debo agregar que él y sus dignos acólitos continúan culpando al gobierno anterior por la degradación social.

Aparte de todo, Moreno fue el Vicepresidente del gobierno anterior y, por lo tanto, no está claro cómo puede tener las manos limpias si las acciones del gobierno anterior realmente han sido tan dañinas, vale la pena señalar que insistir en este tema ahora es ridículo.

¡Lleva tres años de gobierno! Si hubo muchos problemas heredados, debe explicar por qué no los conocía antes, ya que era el Vicepresidente, y por qué en tres años no ha hecho nada para resolverlos, excepto pedirle al FMI dinero que no llegó, y nunca llegara, a los Ecuatorianos, excepto para pagar la deuda pública en lugar de gastar para salvar a la gente de la pandemia, excepto para permitir el uso de la fuerza letal contra los ciudadanos que protestan como se indica en el acuerdo interministerial 179, publicado en el Registro Oficial el 29 de mayo.

Cabe señalar que, como dice un artículo en el periódico El Universo del 29 de mayo, esta nueva regulación sobre el uso de armas por el ejército CONTRA sus propios conciudadanos, se define sobre la base de la experiencia de octubre de 2019.

Es  decir, porque la policía y el ejército también mataron en octubre, ahora se les permite hacerlo a su propio criterio, sin tener que temer las consecuencias legales.

Jaime Vargas, jefe de la Conaie

¿Pero qué otras fuerzas políticas están actuando?

Principalmente las organizaciones indígenas.

Son organizaciones de personas cuyos orígenes se remontan a aquellos pueblos desafortunados que tuvieron que sufrir la conquista española. Quienes lucharon por la libertad de los pueblos andinos durante siglos y quienes ahora encuentran nuevamente su papel.

Su líder, Jaime Vargas, jefe de la Conaie, propone opiniones que, francamente, considero inaceptables, pero sobre todo, contrarias a la cultura de acogida y multiétnica que distingue al pueblo ecuatoriano.

De hecho, en esencia, le gustaría que solamente los pueblos indígenas expresen un gobierno nacional y, a veces, parece considerarse el futuro Presidente de la República.

Sin embargo, de sus discursos, a menudo aparentemente compartidos a un nivel emocional, emerge el retrato de un líder que se parece más a Salvini (¡déjame comparar!) Que a Eloy Alfaro o Simon Bolivar. ¡No es cosa buena !

De hecho, es historia que el gobierno de Correa siempre había subrayado un conflicto con la Conaie. Correa actuó por los ciudadanos, sin pensar en su origen.

Han pasado 500 años desde la conquista española, es hora de pasar la página, no olvidar, claro, sino usar ese antiguo drama para aprender a no cometer los mismos errores.

No podemos volver a esos tiempos todavía, porque el mundo ha cambiado desde entonces.

¿Qué actores permanecen en el panorama político ecuatoriano?

Correa? No, el ha abandonado la lucha política activa.

Hace años dije que, si él quería tener un peso en la historia, habría tenido que convertirse en una guía política, abandonando el activismo.

Parece que hizo esta elección, al final.

Pero déjenme criticarlo también: no lo está haciendo bien.

Si todavía quisiera ser escuchado con profundo pensamiento y corazón, a favor del ser humano y su desarrollo como ser social, solo tendría que proponer una filosofía política para referirse de manera independiente, no para tratar directamente por la caida del gobierno de Moreno.

Podría convertirse, el que tiene todas las capacidades para hacerlo, una de las referencias más importantes para el desarrollo de futuras formas de gobierno en el mundo.

Espero que entienda el mensaje que le estoy enviando.

En cambio, los correistas, es decir, aquellas fuerzas políticas Ecuatorianas que se refieren a la filosofía del gobierno de la Revolución Ciudadana, existen y están activas.

Oprimidos por la dictadura de Lenin Moreno (todavía vale la pena recordar que son las mismas fuerzas políticas que le allanaron el camino para la Presidencia), encarcelados, incluso sin juicio, ahora en riesgo de ser asesinados por cualquier soldado o policía, sin atención incluso en la Asamblea, aunque continúan tratando de arreglar las piezas de un país ahora dividido en mil piezas, se oponen y actúan lo mejor que pueden.

No pueden hacer mucho, pero hacen todo lo que pueden.

Las otras fuerzas políticas (democracia cristiana en primer lugar) expresan a personas como Guillermo Lasso, ex ministro de economía del gobierno de Mahuad de 1998 a 1999, exactamente a tiempo para negociar un préstamon del FMI, el presidente del banco Banco de Guayaquil.

¿Crees que los ecuatorianos olvidamos? ¡Espero que no tenga esperanza electoral!

Mientras tanto, se acerca la fecha de las próximas elecciones.

Quiero advertir a Lenin Moreno.

Puede perseguirnos, hacer que nos disparen la policía y el ejército, encontrarnos en el extranjero, pero nunca podrá violar nuestra memoria.

¡Sabremos cómo comportarnos en las urnas!

Tendrá que responder por todas las violaciones de los derechos humanos, las muertes de los manifestantes, en octubre y lo que vendrán, de los muertos de Covid19 abandonados en las calles, de los muertos de Covid19 de los cuales ya no se conoce el lugar de enterramiento, de los despidos masivos, la esclavitud de los trabajadores, la prisión preventiva solo para sus opositores, la corrupción generalizada, las continuas violaciones de los derechos humanos.

¡Entonces también tendrá que lidiar con su complejo de persecución! Su último discurso ante el parlamento, transmitido en vivo en todas las redes sociales, comenzó con una expresión facial de livor hacia el “Correa corrupto”, ¡la raíz de todos los males del mundo!

¿Es solo envidia para un hombre que sabia gobernar bien, impulsar el Buen Vivir, o Moreno tiene un trastorno psicológico a los fundamentos de su piensamiento?

Torna alla Home Page di Estreme Conseguenze

Clicca qui per iscriverti al gruppo Whatsapp di Estreme Conseguenze

Clicca qui per iscriverti al canale Telegram di Estreme Conseguenze

Condividi questo articolo:
Giovanni Valentino Barnini, toscano nato a Milano, da quasi 7 anni cittadino Ecuadoriano. Da più lustri di quanti mi piaccia ricordare sono Consulente di Direzione d'azienda e Lead Auditor per sistemi di gestione della qualità, ambientali e etici. Ho avuto la fortuna di poter insegnare in Italia e in Ecuador realizzando cosi un grande sogno, cioè trasmettere un punto di vista sulla realtà. Ho anche un grande difetto. Non riesco a stare fermo, considero il pianeta come la mia casa.

Commenta con Facebook